Siguenos en

lunes, 30 de marzo de 2015

LA PRÁCTICA DEPORTIVA Y LAS ALERGIAS AL POLEN


Ya llega la primavera, lo cual es sinónimo de buen tiempo pero con él aparecen las dichosas alergias. Para muchas corredoras y corredores esta época del año es temida pues les impide poder realizar su actividad física como el resto de personas, disfrutando de los espacios al aire libre con unas temperaturas propicias para la práctica deportiva.

Las enfermedades alérgicas en general afectan a un 33% de la población española, esto implica a 16 millones de personas. En España, las plantas que más problemas alérgicos producen son gramíneas, olivo, ciprés, salsola, plátano de sombra y parietaria, cuya alergenicidad se ve agravada con la contaminación en las ciudades. La intensidad de la polinización en las diferentes zonas peninsulares es variable, dependiendo de la vegetación predominante.

“Este año los ocho millones de alérgicos al polen se enfrentan a una primavera de intensidad moderada, con una concentración por metro cúbico de aire de unos 5.300 granos”, revela el doctor Ángel Moral, presidente del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Hoy hemos querido traer al blog de Esencia una serie de consejos que, aunque no vayan a eliminar el problema por completo, al menos ayuden a mitigarlo:

  • Desde primera hora, a través de los alimentos que ingerimos podemos mejorar nuestras reacciones ante el polen. Un zumo de naranja natural o desayunar kiwis nos aportarán los beneficios antihistamínicos de la vitamina C. Intenta sustituir la leche de vaca, que favorece la mucosidad, por leche de soja o por un yogur. El café o cacao se puede sustituir por cereales tostados o achicoria. Acompaña el desayuno con pan tostado con aceite de oliva, rico en vitamina E, que ayuda a disminuir la síntesis de sustancias inflamatorias.
  • Evita la actividad física a primera hora de la mañana y a la última de la tarde. Intenta entrenar en las horas centrales del día, menos los días de mucho calor, que puedes sustituirlo por alguna actividad interior. Y si vives cerca del mar, es buena idea acercarte al litoral para hacer deporte o incluso decántate por las actividades acuáticas.
  • Si te mueves en bicicleta o en moto utiliza una mascarilla, y en el coche mantén las ventanillas cerradas y utiliza filtros de aire.
  • En la comida, evita las carnes rojas y reduce el consumo de huevos, que son ricos en proteínas y contribuyen a la producción de inmunoglobulinas de tipo E, que aumentan en los procesos alérgicos. Para que no te falten proteínas, puedes ingerir pescado azul, legumbres y cereales. También debes evitar los fritos y embutidos.
  • En las cenas es recomendable tomar ensaladas o verdura rehogada, pavo o pollo a la plancha y si prefieres, pescado, pero evitando el congelado.
  • Si te congestionas por las noches te conviene realizar lavados nasales con suero fisiológico, y vahos con plantas balsámicas, como tomillo y pino.
  • Por la noche, mantén las ventanas cerradas y utiliza si puedes aire acondicionado con filtro de partículas. Debemos disminuir la ingestión de alimentos que producen liberación de histamina o que posean grasas hidrogenadas y, por supuesto,aquellos que lleven polen. 

Esperamos que estos consejos te sean útiles de cara a la inminente primavera.


RECUERDA QUE ENTRENAR CON ESENCIA MARCA LA DIFERENCIA.