Siguenos en

domingo, 5 de abril de 2015

VOLVER A ENTRENAR TRAS UN RESFRIADO


 
 
Es complicado escapar del invierno sin resfriarse, y a la mayoría de los corredores nos corta el ritmo de entrenamiento, mermándonos tanto físicamente como mentalmente. 

Los efectos de un proceso gripal o catarral pueden ser comparables, aunque no iguales a como se queda el organismo después de hacer una carrera tipo maratón, aunque con algunas diferencias.

Los niveles del sistema inmunitario se quedan muy bajos y la sensación es de debilidad. El pensamiento que nos aparece por la mente es que no vamos a poder alcanzar de nuevo el nivel de forma que teníamos antes de enfermar.

La vuelta a la actividad hay que tomarla como una mini-pretemporada, donde hagamos especial énfasis en recuperar los niveles de fuerza con una progresión lógica e ir recuperando las sensaciones de la carrera de manera paulatina.

La primera semana no es conveniente que se entrenen el mismo número de sesiones que las que se venían haciendo antes del resfriado. Se trata de ir probando, de no someter al cuerpo a un excesivo estrés, pues está débil aún somos vulnerables al ataque de los virus. Por lo tanto, sería un error ponerse a hacer series como un loco pensando que vamos a recuperar el tiempo perdido en dos días.

El cuerpo tiene memoria y en 7-10 días estará a los mismos niveles que estaba, preparado para soportar los estímulos programados. Eso sí, lo más conveniente es ponerse en mano de profesionales de la actividad física que guíen esa planificación.

A pesar de haber pasado ya el proceso catarral no debemos descuidarnos y seguir abrigándonos nada más terminemos el entrenamiento para realizar los estiramientos, e incluir en nuestra dieta alimentos ricos en vitamina C, como la naranja, el kiwi o el perejil.


Recuerda que entrenar con Esencia marca la diferencia.